Saltar a la navegación principal Saltar al contenido Saltar al pie de página
Atrás a Blog

Castillos en Escocia para dormir

Hotel en las Highalands

Escocia es bien conocida por la naturaleza que ofrece, sobre todo en las Highlands. Pero también es conocida por todos sus castillos ya que cuenta con más de 2000 castillos. Algunos están completamente en ruinas; otros medio derruidos pero conservados; y algunos castillos están en perfecto estado.

¿Os gustaría poder dormir en un castillo y sentirte como un rey o una reina? ¿Celebrar tu boda? ¿Dormir con fantasmas merodeando?

 

Lista de Castillos para dormir en Escocia:

Mucha gente busca este tipo de experiencias en su visita a Escocia. Aunque es una opción bastante exclusiva, en este artículo os queremos mostrar algunos de esos castillos que han sido rehabilitados y convertidos en hoteles. Encontraréis una descripción de los mismos acompañados de un video promocional de cada uno para aquellos que quieran conocerlo con más detalle. Esperamos que os gusten.

 

FONAB CASTLE HOTEL

Este hotel-castillo está situado en la romántica y boscosa orilla del lago Faskally, a las afueras de Pitlochry. Es una localidad de Perthshire que saltó a la fama en la década de 1840 cuando la reina Victoria y el príncipe Alberto la visitaron durante unas vacaciones veraniegas, iniciando una aventura amorosa con Escocia que culminó con la construcción del castillo de Balmoral (que sigue siendo utilizado por la realeza hoy en día).

Fue construido en 1892, en estilo de barón escocés, como residencia familiar de la dinastía Sandeman de Perth, que hizo una fortuna con el negocio del oporto y el jerez.

Después de servir más tarde como hospital para los soldados heridos de la Primera Guerra Mundial, que permanecieron inactivos durante años, hoy se muestra con una elegante remodelación del siglo XXI. El castillo abrió como hotel de lujo en el 2013 y cuenta con 23 habitaciones y 4 suites.

Curiosidad: en este hotel hacen uno de los mejores SCONES de todo Reino Unido.

GLENGARRY CASTLE HOTEL

El Glengarry Castle Hotel es una acogedora casa de campo a orillas del Lago Oich, que se encuentra entre el Lago Ness y el Lago Lochy, en el corazón del Gran Valle en las Tierras Altas de Escocia. Es un lugar idóneo para recorrer las Tierras Altas. El hotel goza de una merecida reputación.  Las ruinas del castillo de Invergarry se encuentran en el recinto del hotel, cerca de la entrada principal.

El Castillo de Invergarry era la sede de los Jefes de los MacDonells de Glengarry, una poderosa rama del Clan MacDonald. Fue incendiado en 1654 por el General Monk, y luego reconstruido entre 1660 y 1665. Después del levantamiento de 1745 el Castillo de Invergarry fue saqueado y parcialmente destruido por las tropas del “Carnicero” Cumberland como parte de la supresión sistemática de las Tierras Altas.

La Invergarry House, más tarde rebautizada como Glengarry Castle Hotel, fue construida en 1866-1869 por el célebre arquitecto David Bryce para Edward Ellice Jr.

 

KINCRAIG CASTLE HOTEL

El Kincraig Castle Hotel se encuentra en Invergordon, muy cerquita de la capital de las Tierras Altas, Inverness. Este castillo fue una vez el lugar de residencia del clan Mackenzie. El edificio está catalogado por su importancia arquitectónica, con un carácter sobresaliente que permanece en gran parte inalterado desde su construcción en el 1800. Ahora es un hotel sinónimo de acogedores retiros familiares, románticas escapadas y bodas inolvidables.

El hotel cuenta con un restaurante con 2 AA Rosette donde podrás disfrutar de una buena cena tras un día visitando las Tierras Altas. También puedes  tomarte uno de los whiskies de Dalmore (cuya destilería se encuentra a escasos minutos del hotel) en el salón, lejos del ajetreo de la ciudad. También se puede comer de manera informal en el acogedor Highland Bar, donde se sirven comidas sustanciosas que reflejan la misma atención a los detalles. El hotel es un lugar ideal para visitar algunos de los mejores campos de golf, playas, destilerías, castillos y, por supuesto, el paisaje de Escocia.

INVERLOCHY CASTLE HOTEL

Esta mansión baronial del siglo XIX, convertida en hotel, se encuentra al norte de las ruinas del siglo XIII del castillo de Inverlochy, cerca de Fort William.

Durante un viaje a Balmoral en 1873, la reina Victoria pasó una semana en Inverlochy dibujando y pintando. Fue aquí donde escribió en su diario: “Nunca vi un lugar más hermoso o más romántico”.

Situado a los pies de las colinas del poderoso Ben Nevis, el castillo de Inverlochy se encuentra en medio de uno de los mejores paisajes y escenarios de Escocia.

La zona que rodea el Castillo de Inverlochy es rica en paisaje e historia, por nombrar sólo algunos de estos impresionantes lugares: las cataratas de Glen Nevis, el monumento de Glenfinnan y las montañas de Glencoe.

ACKERGILL TOWER

La Torre de Ackergill (también conocida como el Castillo de Ackergill) se encuentra en Wick, Caithness. El castillo era originalmente una casa torre de cinco pisos que se convirtió en un hotel de lujo. El hotel cuenta con 25 habitaciones, 17 de ellas en el castillo y el resto en otras instalaciones.

La Torre de Ackergill tiene una larga e intensa historia, mencionada por primera vez en la historia en 1538, ha sido el catalizador de varias disputas a lo largo de los años. En el siglo XIV o XV, cuando Helen Gunn fue secuestrada, la familia Gunn y la familia Keith comenzaron a pelearse aún más, lo que llevó a la Batalla de Campeones. En 1547, los Sinclair atacaron y tomaron el castillo, pero Mary de Guise, que era entonces el Regente de Escocia, lo devolvió a la familia Keith. Luego instaló a Laurence Oliphant como guardián de Ackergill en 1549, pero los Sinclair tomaron el castillo una vez más. El castillo cambió de manos unas cuantas veces más después de eso, pero fue vendido legalmente a los Sinclairs en 1612. En 1699 el castillo fue vendido a los Dunbars, quienes añadieron extensiones y renovaciones. En 1986 se vendió y se renovó durante 2 años, cuando se abrió como un hotel de lujo.

Se dice que el fantasma de Helen Gunn vaga por el castillo.

 

DUNDAS CASTLE HOTEL

El dramático “Auld Keep” del Castillo de Dundas fue construido en 1416 con el propósito de ser tanto un hogar en tiempos de paz como una fortaleza en tiempos de guerra. En 1818, la lujosa casa principal que ahora está a su lado fue construida por el renombrado arquitecto William Burn. Habiendo pertenecido a la familia Stewart-Clark durante el último siglo más o menos, es ahora un lugar de “uso exclusivo” que se reserva en su totalidad para una amplia variedad de eventos – bodas, conferencias, reuniones de negocios, visitas de grupos de viajes de incentivo, vacaciones de golf, cenas privadas, fiestas de lanzamientos y recepciones.

Aislado en el tranquilo terreno de su propia finca de 1000 acres, pero a sólo 8 millas de Edimburgo, el castillo de Dundas ofrece todas las comodidades y los altos estándares asociados con los mejores hoteles.

 

DALHOUSIE CASTLE HOUSE

Los Ramsays de Dalhousie han jugado un papel fascinante en la larga y complicada historia de su amada Escocia – y se las arreglaron para mantener la posesión de Dalhousie más tiempo que cualquier otra familia en un castillo escocés, unos ocho siglos. Una vez fue el asiento del Clan Ramsay, el castillo cuenta con una ilustre lista de invitados que incluye al Rey Eduardo I, Sir Walter Scott, Oliver Cromwell y la Reina Victoria.

La rica historia del Castillo de Dalhousie continuó con una variedad de propietarios a finales del siglo XX – se usó como un internado privado antes de ser transformado en un lujoso hotel en 1972.

En el castillo hay 29 habitaciones con baño a las que se llega por un laberinto de escaleras y pasadizos secretos. Cada habitación es única y está lujosamente decorada con lujosas telas escocesas y muebles de época.

MELVILLE CASTLE HOTEL

La historia del Castillo de Melville se remonta al menos a 1155 cuando Malleville era una finca propiedad de un barón anglo-normando llamado Galfrid de Malleville. El castillo pasó por matrimonio a Sir John Ross de Halkhead a finales del siglo XIV. Permaneció en la familia Ross hasta 1762 cuando fue comprado por Sir David Rennie.

Cuando Rennie murió, el castillo pasó a su hija, Elizabeth, quien en 1765 se casó con Henry Dundas (más tarde creó el primer vizconde Melville). En 1786 Dundas hizo demoler la casa torre medieval y encargó a James Playfair la construcción de un moderno recinto de tres plantas, que se completó en 1791. Parte del castillo original se incorporó a una de las alas del nuevo castillo.

El castillo permaneció en la familia Dundas hasta que fue vendido en 1970 al teniente H.L. Weibye, que lo dirigió como hotel. En 1988 se vendió de nuevo, pero el castillo fue desvalijado y descuidado, y pronto se convirtió en un edificio abandonado. El castillo fue rescatado por el Hay Trust, que lo compró en 1993 y pasó 8 años restaurándolo. Durante los trabajos de renovación se descubrieron los cimientos del viejo castillo, así como un conjunto de escalones de piedra que conducen bajo el salón principal.

Reabierto como un hotel de 4 estrellas en junio de 2003, cerró para su restauración en 2011 y abrió de nuevo en marzo de 2012 como lugar de bodas y castillo de uso privado.

 

Esperamos que os haya servido de ayuda.

 

Para alojarse en un castillo durante tu estancia en Escocia recomendamos contratar un tour privado por las Highlands o Tierras Altas con un guía en español. Sin duda es la mejor manera de pasar las vacaciones en este hermoso pais.

Skip to toolbar