Saltar a la navegación principal Saltar al contenido Saltar al pie de página
Atrás a Blog

¿Por qué viajar a Escocia?

carretera entre montañas

RAZONES PARA VIAJAR A ESCOCIA

Escocia es un lugar que lo tiene todo: montañas, ríos, playas, mar, océano, parques naturales, castillos imponentes… En este artículo te vamos a dar varias razones convincentes.

NATURALEZA 

Sus vistas son un reclamo para todo aventurero y su gente, cálida, amable y sonriente. Si bien es cierto que el clima no es envidioso, su abundante lluvia es muy bien recibida por la vegetación, que visten los paisajes escoceses de todas las tonalidades de verde jamás vistas y albergando lugares realmente paradisíacos.

Gracias a toda la lluvia que recibimos, entre 175 y 250 días al año, Escocia nos ofrece montañas y lagos rodeados de un manto verde.

Y aunque siempre se recomienda viajar en Mayo o Junio, no importa la época en la que vengas, Escocia te va a enamorar igualmente:

  • Invierno: aunque es la época del año con los días más cortos y más fríos, es cuando es más probable que te encuentres las Highlands vestidas de blanco. Además, es la temporada baja por lo cual os evitaréis las aglomeraciones en el Lago Ness y otros lugares turísticos de interés.
  • Primavera: las horas de luz vuelven y los días son más aprovechados. Y las Highlands empiezan a florecer lo que va a dar color a todas esas faldas de las montañas y valles hacia el mes de junio.
  • Verano: aunque en muchos lugares el verano es caluroso, en Escocia puede que haga entre 15 y 20 grados menos que en lugares de España como puede ser Sevilla o Valencia. También es cierto que Agosto suele ser uno de los meses más lluviosos.
  • Otoño: es nuestra estación preferida. ¿Porqué? Los árboles empiezan a cambiar de color y podréis ver tonalidades de rojos, marrones, amarillos, naranjas. Es a partir de finales de Octubre cuando las horas de luz empiezan a reducirse.

Nuestra recomendación es que no es preocupéis de la época en la que vengáis porque Escocia os va a encantar. Y recordad, que la lluvia no os frene a hacer nada. Es gracias a ella que este país sea precioso.

Si deseas viajar haciendo senderismo, es el lugar perfecto para mochileros y excursionistas por las Tierras Altas. Escocia ofrece senderos para todo tipo de niveles.

Si en cambio prefieres pasear tranquilamente e ir de compras, sus ciudades ofrecen una gran variedad de tiendas, museos y parques.

Si viajas en familia, Escocia te lo pone fácil, con nuestros tours descubrirás la verdadera esencia del país.

HISTORIA

Escocia es un país que cuenta con una amplia historia. Sobre todo de protección de su nación por parte de muchas culturas. Ya desde la época de la Antigua Roma, Escocia ha estado siempre bajo ataques para ser invadida.

Los pictos fueron las primeras tribus que se establecieron en Escocia y ya los romanos intentaron hacerse con este territorio. Pero tras varios años, alrededor de 80, desistieron y se marcharon. Un recuerdo de ésta época que dejaron es el muro de Adriano (que aunque está en en Inglaterra, se utilizó para separarla de Escocia).

Estatua Rober The Bruce

Estatua de Robert The Bruce en la puerta del Castillo de Stirling

Los vikingos también atacaron Escocia alrededor del siglo IX y llegaron a establecerse sin importarles a quién llevarse por delante. Hoy en día, en las Shetlands, se sigue celebrando una tradición vikinga: el Up Helly Aa. Celebrado el último martes de Enero en la capital del archipiélago, Lerwick. Es un estilo de celebración vikinga en el cual se conmemora el final del invierno y la vuelta del sol.

El país vecino siempre ha querido hacerse con Escocia y unirla a su imperio. Y lo lograron finalmente en 1707 con el Acta de Unión. Sin embargo, los escoceses siempre han luchado por esa independencia. Las guerras más conocidas por todo el mundo, son las guerras por la independencia lideradas por William Wallace y, tras la muerte de éste, por Robert The Bruce.

María Estuardo también tuvo que ser protegida de los ataques de los ingleses cuando tan solo tenía pocos meses de vida. A Enrique VIII no le hizo ni gracia que María de Guise, no aceptase la propuesta de matrimonia entre María Estuardo y el hijo del rey inglés.

La última batalla en suelo británico tuvo lugar en Culloden donde los ingleses se deshicieron de los escoceses en menos de una hora debida a la mala estrategia liderada por Bonnie Prince Charlie (como se puede ver en Outlander). Esta derrota supuso un palo muy grande para Escocia ya que tras la batalla se firmó el Acta de Proscripción, conocido como Highland Clearance. Los highlanders fueron sistemáticamente atacados, despojados de su cultura, su patrimonio y su tierra natal. Las kilts, el gaélico y la gaita se prohibieron para poner a las Tierras Altas escocesas en línea con el resto de Escocia: moderna y leal a la corona hannoveriana.

CULTURA

Los escoceses son una gente muy abierta, cálida y, sobretodo, amable. Esto no lo decimos nosotros. Mucha gente en nuestros tours nos lo comentan y es algo que los turistas agradecen: gente dispuesta a ayudarte.

La mejor forma de empaparte de la cultura escocesa es andando por sus calles sin rumbo alguno y visitando lugares menos turísticos pero igual de bonitos. Siéntate junto a una ventana de un pub (o en la terraza si hace bueno), pídete un whisky mientras escuchas músicos en directo y simplemente, observa.

Una forma también de conocer su cultura, y más si te gusta bailar, es ir a una clase gratuita de ceilidh (haz clic para ver un video). Éste es el baile tradicional escocés y es muy divertido. Se baila en pareja, en cuartetos, en grupos, en pasillo… mucho saltito. Además, siempre hay una banda de música de ceilidh en directo. Dos lugares donde hacen este baile para turista es en el Stramash y en Ghillie Dhu.

Y no puede faltar la gastronomía escocesa para conocer a fondo su cultura. Sobre todo, no dejes de probar los haggis y la cullen skink. Información sobre los dos platos tradicionales escoceses más famosos la podéis encontrar en previos artículos.

 

¿TE ANIMAS?

Skip to toolbar